En el mundo que imaginamos desde Ellas Al Cuadrado, las mujeres no vivimos para emprender, emprendemos para vivir. Para vivir una vida que merezca la pena ser vivida

 

 

Pensamos y practicamos juntas la Slow Startup

Hace 10 años nació Ellas 2.0, la plataforma que originó lo que hoy es Ellas Al Cuadrado. Queríamos responder a la pregunta, ¿por qué hay tan pocas mujeres en el ámbito del emprendimiento tecnológico? Lo que pasó a partir de ahí nos llevó a desplegar iniciativas a un lado y otro del Atlántico que según fue pasando el tiempo se centraron fundamentalmente en dotar de visibilidad a las que se habían atrevido a dar el paso emprendiendo y generar así referentes, a la construcción de redes a través de eventos de networking y a facilitar a las que empezaban acceso a la financiación de sus proyectos a través de la fórmula más convencional en el mundo de las startups: el venture capital.

Asumimos que todo ello incrementaría el número de mujeres poniendo en marcha negocios en una industria tan prometedora como la digital y lo que conseguimos en la mayoría de los casos fue abrir el camino a muchas de ellas para entrar de cabeza en un mundo lleno de masculinidades tóxicas. Con el tiempo aprendimos que la industria no iba a mejorar sólo añadiendo más mujeres al combo y agitando. Hacía falta imaginar otros modelos de éxito, otras formas de hacer empresas digitales.

Y así fue como en 2014 nos topamos con la Slow Startup. Y dos años después lanzamos Ellas BizLab.

Parafraseando a Gloria Steinem, no pretendemos tomar un pedazo mas grande del pastel, sino que tenemos la intención de hornear uno nuevo. ¿Te sumas?

Únete

Hablan de Ellas Al Cuadrado en: