Por Linda Forrest (Associate, Francis Moran & Associates)
 

Después de leer un comentario sobre el papel que juega la educación formal en el emprendimiento, me acordé de un artículo que leí hace unos meses sobre las verdaderas razones por las que las mujeres abandonan la ingeniería.

En Stemming the Tide, dos profesores de la Universidad de Wisconsin-Milwaukee hacen un informe sobre una encuesta realizada a 3700 mujeres licenciadas en ingeniería. Descubrieron que una de cada cuatro mujeres que había abandonado el campo lo había hecho para pasar más tiempo con la familia. Un tercio lo dejaron porque no les gustaba el clima del trabajo, su jefe o la cultura, mientras que casi la mitad lo hicieron por las condiciones de trabajo, alta cantidad de viajes, falta de promociones o bajos salarios (en la encuesta se podía indicar más de una razón). Los investigadores también encontraron que entre las mujeres licenciadas en ingeniería que nunca habían trabajado en este campo, un tercio tomaron esa decisión porque percibían que la ingeniería es un campo inflexible o que tiene una cultura de trabajo que no apoya a las mujeres. Y sorprendentemente, aquellas mujeres ingenieras a las que se les trataba de forma condescendiente y paternalista, y que eran despreciadas por sus supervisores y colegas, eran las más propensas a abandonar sus organizaciones.
Este tipo de noticias no puede animar a las jóvenes a incorporarse a este campo, como lo evidencian los tristes resultados en los gráficos inferiores que Catalyst, una organización sin ánimo de lucro dedicada a fomentar las oportunidades en los negocios, publicó sobre las mujeres que realizan carreras universitarias en el ámbito de la tecnología.


Anecdóticamente, puedo decir que muchos de los contactos en las organizaciones de nuestros clientes son mujeres; algunos pueden argumentar que marketing, el departamento con el que frecuentemente tratamos en nuestros clientes, es el guetto rosa en el mundo corporativo (junto con RRHH, relaciones públicas y otros roles dominados por mujeres) y por ello hay un excesivo número de mujeres en esos roles. Pero no siempre ocurre así, y se debería apuntar que las mujeres han progresado hasta los niveles más altos en estas disciplinas en compañías tecnológicas, un logro que no debe pasarse por alto.
¿Qué porcentaje de mujeres participa en áreas más tecnológicas en empresas de tecnología?

Muchas menos mujeres que hombres. Sin embargo, con poca investigación, es fácil encontrar mujeres en roles con poder y éxito en el mundo de la tecnología. Fast Company publicó un extenso reportaje en 2009 sobre las mujeres más influyentes en tecnología. Aunque está un poco desfasado y seguro que algunas de estas señoras han cambiado de trabajo y compañía, en este momento se observó que había ejecutivas de alto rango en empresas como Intel, IBM, Yahoo, Facebook, Apple, Microsoft, Google, ebay y que fueron mujeres emprendedoras las que fundaron empresas como Flickr, SlideShare y BabyCenter. En el caso de Canadá, me alegra comunicar que hay muchas líderes inspiradoras, como aquellas que han ganado los premios CATA, siendo Carol Leaman, Consejera Delegada de PostRank la ganadora más reciente.

¿Cuál es el secreto del éxito de las mujeres en tecnología? ¿Es el networking? ¿La educación? ¿La capacidad de emprender? ¿Alguna combinación de estos elementos?

Personalmente, yo he tenido gratas experiencias de networking con el grupo de mujeres canadienses en tecnología (antes CATA WIT, ahora CanWIT), un grupo de networking cuyas reuniones en Ottawa están llenas de mujeres inspiradoras y con éxito en el mundo de la tecnología. Aunque no he tenido el placer de asistir a uno de sus eventos, FUN for Tech Women parece ser un grupo activo y en expansión cuyos objetivos son proporcionar “Compañerismo, Unidad y Networking” a las mujeres que trabajan en el sector tecnológico en Ottawa. Las mujeres de este sector en esta región están mal acostumbradas por la cantidad de networking, camaradería, oradoras y modelos a seguir que tienen disponibles.

Parece, sin embargo, que Ottawa (y quizás todo Canadá) ofrece más apoyo y ánimo a las mujeres en el sector tecnológico dominado por hombres que cualquier otra comunidad. El desequilibrio de género en TI es un tema muy estudiado, como lo evidencian 2 conferencias distintas que se celebraron este mes y que estaban dedicadas a potenciar la participación de las mujeres en tecnología en EEUU. Según las estadísticas del gobierno de EEUU, mientras el sexo femenino representaba un 36% de los profesionales de TI en 1991, ahora solo representa el 25%.

El año pasado, un artículo en el Wall Street Journal tocó la alarma sobre la ausencia de mujeres en nuevas empresas financiadas por capital riesgo.
Solo un 11% de las nuevas empresas financiadas por capital riesgo en EEUU en 2009 tenían o habían tendido fundadoras o consejeras delegadas, según datos de Dow Jones VentureSource. La prestigiosa incubadora de nuevas empresas Y Combinator solo ha tenido 14 fundadoras entre las 208 empresas que se han fundado
El ‘dónde están todas las mujeres´ resulta familiar y no se limita al mundo de la tecnología. Pero es en el mundo de las nuevas empresas, donde una buena idea conlleva estatus social y  demás, yla ausencia de mujeres en posiciones de autoridad llama la atención.

Las mujeres del sector tecnológico están trabajando para crear herramientas de apoyo que afortunadamente nosotras ya disponemos en Ottawa y varias organizaciones como  National Center for Women & Information Technology (NCWIT), The Anita Borg Institute for Women and Technology, Women in Technology (US) and Women in Technology (UK)  están trabajando duro para cambiar el rumbo. Como mujer que ha elegido realizar una carrera profesional en el campo de la tecnología, les deseo todo lo mejor. Como se indicaba en el artículo del WSJ, una buena idea puede prevalecer sobre todo lo demás; los facebooks de este mundo han conseguido democratizar la tecnología y cualquiera, mujer o hombre, puede ser el fundador/a o ejecutivo/a clave de la próxima empresa líder en el mundo.

Puedes leer el artículo original aquí