Por Lisa Suennen (Co-Fundadora & Directora General de Psilos Group)

En julio de 2011, Vivek Wadhwa, un empresario de gran prestigio, autor y académico, escribió un artículo en el que describía los cinco mitos de los emprendedores. Uno de los mitos que intentaba desacreditar era que las mujeres son menos aptas que los hombres y tienen menos posibilidades de triunfar en la economía de la tecnología y el capital riesgo.
Entre los mitos del artículo de Wadwha, ése desató una multitud de respuestas en peHUB, con algunas voces reclamando que a las mujeres se les trata igual que a los hombres y unos pocos reafirmando que las experiencias de las mujeres son dramáticamente diferentes.
Lo más interesante es que la mayoría de los comentarios provenían de hombres, probablemente porque hay muy pocas mujeres en Capital Riesgo y Private Equity (CR/PE) para leer la historia (!qué irónico!)

Simplemente la mayoría de los hombres no lo ven un problema en absoluto ni creen que es su problema. Muy pocos hombres con los que he hablado creen que de verdad hay diferencias en cómo se trata a las mujeres en este campo, mientras que prácticamente todas las mujeres sienten que las diferencias son descaradas y problemáticas.

El hecho de que las mujeres representan menos del 10% de los emprendedores con inversión de capital riesgo y socios de CR/PE es visto por la mayoría de los hombres como un hecho interesante y no como un problema que necesita de atención urgente. Pocos hombres piensan que sus acciones son machistas y, honestamente, la mayoría de las veces, esas acciones negativas (aunque inadecuadas) no son deliberadas o intencionales. Aquellos que de verdad ven a las mujeres como inferiores nunca lo admitirían así que nunca harían nada para atraer al otro sexo, excepto, quizás, para quedar para una cita.

Mientras reflexionaba sobre este tema, me dí cuenta de que la pregunta correcta es esta: Si quieren cambiar, ¿que tienen que hacer las mujeres para que se les acepte mejor en la comunidad de CR/PE?. La historia nos muestra que son los oprimidos y no los opresores los que lideran las revoluciónes con éxito. Por lo tanto, depende de nosotras, las portadoras de los dos cromosomas X, el cambiar nuestro propio mundo rompiendo este círculo vicioso y dejando que entre aire fresco.

Entonces, ¿cómo cambian las mujeres el entorno para que sus colegas masculinos les acepten mejor y para que el CR/PE les tome en serio como socias o emprendedoras?. En mi humilde opinión, esto no se puede abordar como un problema de género sino como uno de confusión de mercado. Más que centrarnos en la existencia de un problema de género, las mujeres tienen que tratarlo como un reto de marketing, como aquellos que abordamos en nuestras empresas participadas. En otras palabras, tenemos que aprender a vendernos a la audiencia con las que queremos trabajar. Como dije un viejo refrán, “tienes que bailar con la persona que te ha invitado al baile”. En este caso tenemos que bailar con los hombres que dirigen las firmas de CR y PE en las que queremos sobresalir.

No estoy sugiriendo que las mujeres tengan que dejar de ser quienes son y ser más como los hombres si quieren tener éxito. Seamos honestos, cada uno y una de nosotros es un camaleón cada día, y adaptamos nuestras personalidades y comportamientos a las múltiples personas con las que interaccionamos en distintas situaciones. Lo que estoy sugiriendo es que el color del camaleón que necesitamos hoy en el mundo del CR/PE es aquel que encaje en la forma habitual de hacer negocios. Podemos provocar cambios desde dentro y honrar nuestra forma de hacer las cosas, pero en primer lugar tenemos que conseguir entrar.

En primer lugar, esto significa entender que necesita tu mercado objetivo y cómo entregarlo. Si los socios se juntan y hablan de deportes, coches o aparatos electrónicos, hay que aprender de esos temas y no quedarse al margen. Como inversores de CR/PE aprendemos de nuevas tecnologías continuamente cuando analizamos los distintos acuerdos. No hay razón por la que no se puedan aplicar esas mismas capacidades a entender las complejidades del Béisbol o fútbol.  ¡Hay que meterse en el partido!
A la gente le gusta la gente con gustos similares. Una socia senior de un fondo de CR muy prestigioso me contó recientemente que celebraban un partido anual de baloncesto en su reunión anual. Cuando ella llegó a la cancha a jugar con sus compañeros, éstos se asustaron un poco. Cuando ella comenzó a jugar y ellos se dieron cuenta de que estaba allí para ganar se olvidaron de que era una mujer, jugaron a tope y ella se convirtió en un jugador más. Mientras me contaba esta historia, me explicó que esta experiencia tuvo un impacto positivo en como se le trató a partir de ese momento. Naturalmente, esta estrategia de marketing funciona tanto en deportes como en cualquier otro hobby, busca aquello que atrae la atención de tu equipo y únete a él.

La actitud lo es todo en marketing. Tienes que mostrar confianza y actuar. Quizás no te sientas tratada equitativamente pero tienes que proyectar la confianza de que eres al menos igual o quizás mejor que ellos. Cuando oyes un comentario que te duele, plántale cara y no huyas. A las mujeres se les pregunta todo el tiempo si pueden hacerse cargo del trabajo y de sus hijos. En vez de molestarte y simplemente responder “sí”, aprovecha la oportunidad y devuelve la pelota. “Sí, lo tengo todo bajo control”, dices, “pero me preocupa que tú vas a tener el mismo problema… ¿qué vas a hacer tu para encargarte de tu familia y tu trabajo?”. Una compañera de CR me dijo recientemente que asistió a un Consejo de Administración 10 días después del parto mientras que otro hombre miembro del Consejo no participó porque se le había infectado un dedo. Como mujer, cuando te dicen que sería mejor que otra persona fuera responsable de un tema de inversión complejo (y la implicación es que la otra persona es un hombre), no te enfades y mires para otro lado. Al revés, no te cortes y dí, “tienes razón, es mejor que alguien más junior se haga cargo – él necesita tener una oportunidad”. He aprendido que el humor es el mejor antídoto al antagonismo. Al apuntar de buen humor lo ridículo de la situación y al reírse de ella, puedes romper las barreras de las personas. No te enfades, ¡sé cínica!

En general,nos gustan las personas que se ríen de sí mismas y que utilizan el humor para suavizar situaciones difíciles. Es una de las mejores herramientas a tu disposición. A menudo he participado en reuniones de VC/PE donde los hombres cuentan chistes verdes y se sienten un poco incómodos cuando se dan cuenta de que les estaba escuchando. Para mi esta es una oportunidad perfecta para contar uno de esos chistes y unirme al club. Como en el partido de baloncesto, una vez que se les ha pasado la sorpresa de que les has dado un codazo en las costillas jugando a su manera, se acaban relajando.

El comportamiento en la sala del Consejo puede ser uno de los mayores retos para las mujeres en CR/PE. Las dinámicas de los consejos pueden ser agresivas y con confrontación y el trabajo de verdad se hace a menudo fuera de las reuniones. Aquellos a los que se les escucha son a menudo aquellos con relaciones previas y experiencias comunes, lo que significa que rara vez son mujeres. Este es un lugar donde el marketing personal estratégico es esencial. Tienes que tomarte el tiempo para llegar a conocer a cada uno de los miembros del Consejo personalmente. Pasa tiempo con ellos y hazles saber activamente que estás perfectamente cualificada para estar ahí revisando tu experiencia y logros. Invierte en conocerlos socialmente para ir acumulando un fondo de comercio para el futuro. No te preocupes porque ellos no hayan tomado la iniciativa de conocerte; lo importante es tu propia estrategia de marketing.

Varias socias de CR/PE me han dicho que sus colegas del Consejo ignoran sus buenas ideas, pero que la misma idea procedente de un hombre parece la Biblia. Para solucionar esto han decidido colaborar con un colega (hombre) miembro del Consejo para que él proponga su idea y así sea aceptada. La finalidad, como lo ven, es que se haga lo que ellas quieran (aunque utilicen a otra persona para presentar la idea), pero es una forma desagradable de vivir y además no se les reconoce ninguna contribución. “¿Por qué, se preguntan, no podemos obtener ambos, el resultado exitoso y el reconocimiento?”

Yo pienso que tienes que ir a por los dos. Utiliza el proceso que sea satisfactorio para que se escuchen tus ideas, pero entonces, una vez hecho, asegúrate de que le dices al grupo que fue tu idea originalmente y ofrece evidencia al explicarlo en detalle. Llevará un tiempo, pero eventualmente comenzarán a escucharte cuando hagas una propuesta. Si puedes colaborar con uno de tus colegas hombres para que te apoye, incluso mejor. En marketing, el respaldo es una herramienta muy valiosa.

Las mujeres son realmente malas en llamar la atención sobre sí mismas, pero tenemos que espabilarnos y poder decir, “¡Eso lo he hecho yo!” si queremos que se nos reconozcan nuestras contribuciones. A los hombres les suele resultar más fácil promocionar sus logros, pero las mujeres lo rehuyen. Sufrimos a menudo de dudas sobre nosotras o nos da miedo cómo se nos va a percibir si nos damos una palmadita en las espalda, pero en el fondo añoramos el mismo reconocimiento que cualquiera cuando hacemos algo bien. Es la verdadera definición de marketing el resaltar los atributos de lo que vas a vender. Si no puedes apoyar tu producto y proclamar al mundo su gloria, no estás utilizando todo tu arsenal de marketing.

Al final, la mejor manera de que se tome seriamente a una mujer (o a un hombre) es entregar resultados una y otra vez. Cuando tomas buenas decisiones de inversión y les ayudas a obtener buenos resultados, es muy difícil ser ignorada. Pero la verdad es que incluso los productos mejores y más esenciales necesitan de marketing para apoyar su crecimiento hasta ser líderes de mercado, y este pensamiento aplica también a las mujeres que buscan unirse a la élite del CR/PE. Como dijo Peter Drucker una vez, “el objetivo de marketing es conocer y entender al cliente tan bien que el producto o servicio le encaje y se venda por si mismo”. Drucker también dijo, “La mejor manera de predecir el futuro es crearlo”. No hay un mejor grito de guerra para las mujeres en CR/PE hoy.

Nota de la autora: Este post es el resultado de una petición del editor de  PE Hub Jon Marino, que me pidió que escribiera un artículo sobre cómo los ejecutivos hombres que trabajan en Capital Riesgo y Private Equity (CR/PE)  se puedan redimir de cara a las mujeres en ese campo. Como puedes ver, mi historia cogió otro rumbo ya que estoy segura de que a la mayoría de los hombres de mi profesión no les preocupa redimirse por este motivo.

Me fascinan los comentarios que recibo de los artículos que escribo sobre las interacciones hombre-mujer en mi campo ya que casi el 100% de los correos y comentarios que recibo proceden de hombres. Mujeres colegas mencionan a veces que los han leído pero son mis colegas hombres los que toman medidas y escriben ¡muy interesante!. Los comentarios que recibo de mis fans y detractores van desde decirme que estoy completamente fuera de juego y casi loca (es difícil contradecirlo) hasta disculpas rotundas de que los hombres son, de hecho, la raíz de los problemas, al menos en lo que se refiere a las tensiones de género en el mundo de las finanzas. Como se suele decir, “todo depende del color del cristal con el que se mire”.

Estoy segura de que este post traerá alguna controversia, sobre todo entre mis lectoras. Sin duda habrá muchas que no estén de acuerdo con mi diagnóstico y tratamiento. Bueno, si intentas contentar a todo el mundo, nadie estará contento. ¡Espero recibir noticias vuestras! Y gracias a aquellas colegas que compartieron sus historias conmigo.

Sobre la autora: Lisa Suennen es la Co-Fundadora y Directora General de Psilos Group, una empresa de Capital Riesgo e inversiones en el sector médico. Es también directora de Consejos de varias participadas de Psilos:  AngioScore (chairman), PatientSafe Solutions, OmniGuide and VeraLight (chairman). Lisa escribe en Venture Valkyrie. Síguela en Twitter at @VentureValkyrie.

Puedes leer el post original aquí