Por Franck Nouyrigat (CoFundador & CTO, Startup Weekend)

En los últimos años he visto surgir cada vez más incubadoras de empresas y cada vez mayor número de «mentores» participando en sus programas. Me preocupa la pérdida de calidad que veo en este ámbito, por no mencionar que la mayoría de los emprendedores no saben cómo reconocer a un mal mentor.

Si quieres ir hasta la raíz del problema, te recomiendo leer los posts de Steve Blank y David Cohen sobre este tema.

Estoy de acuerdo en las diferencias que hay entre lo que entendemos por profesor,  mentor y coach (en este post, por simplificar, los llamo a todos mentores como la mayoría de la gente hace, aunque de forma errónea). Puedes encontrarte a un profesor que se convierte en mentor, todo tiene que ver con el éxito que ha logrado  si le comparas con el tuyo (p.e. si tiene el premio Nóbel de Física, yo le consideraría un mentor). En segundo lugar, mentores y aprendices tienen una relación bilateral: cada uno aprende del otro.

Disfruta de la presentación que te dejo a continuación y recuerda, evita a los MENTORES VENENOSOS. ¡Desarrolla tus fortalezas y sigue trabajando para expandir tu conocimiento!

Mentor es un personaje de La Odisea de Homero:

«Ella se disfrazó para parecerse a Mentor, un sabio jefe que había liderado a los al tafianos en la guerra de Troya. Telémaco se levantó a la vez, como un amable anfitrión, tomó la mano derecha del extraño y le dio una calurosa bienvenida.«

En este pasaje, “ella” es Atenea (los griegos adoraban las historias complejas). Como ves, Mentor era un jefe, un líder que había dirigido un ejército (bastante impresionante) en la mayor guerra de todos los tiempos.

Sobre el autor: Franck Nouygirat es Co-Fundador y CTO de Startup Weekend, un evento en el que a lo largo de 54 los participantes consiguen networking, recursos e incentivos para lanzar su idea. Puedes seguirle en Twitter en @peignoir.

 

Lee el post en inglés aquí