Por Laura Ribas (Fellow, Ellas 2.0)

 Ya lo dice el dicho: la unión hace la fuerza.

Colaborar con otros emprendedores o empresas puede ser una de las mejores formas de difusión, alcance y generación de beneficios.Sobretodo cuando hablamos de pequeños empresarios y autónomos. Un buen socio puede aportar fantásticas cosas a tu vida y negocio. Puede hacer tu vida más fácil, abrirte puertas a oportunidades, multiplicar tus ingresos y cubrirte la espalda ante desafíos.Sin embargo, también puede ser una fuente de ansiedad, discusiones y conflictos si no se establecen una pautas claras desde el principio y se hace una buena elección.

Elegir un socio o colaborador que sin los mismos intereses o que no está sincronizado con lo que tú intentas construir, puede obligarte a tener que lidiar con una mala relación durante varios meses o incluso años y podría costarte miles de euros en facturas de abogados. Quieres ser selectivo. Tus colaboradores deberían aportar valor a lo que estás haciendo Y tú deberías aportar valor a lo que ellos hacen.

¿Por qué asociarse?

A la hora de asociarte recomiendo que te pares a pensar en el motivo de esta asociación y, sobretodo, en el propósito de tus actividades empresariales, para ver si tiene sentido tal colaboración.

Aquí tienes algunos motivos y objetivos por los que asociarse:

1.- ¿Quieres asociarte con alguien para hacer más dinero?

2.- ¿Quieres asociarte con alguien para construir tu audiencia, aumentar seguidores y ganar más  visibilidad exposición y publicidad?

3.- ¿Quieres asociarte con alguien para establecer oportunidades futuras para que tu negocio crezca?

Una asociación o colaboración ideal debería incluir alguno de estos tres objetivos.

Con quién asociarse

Cuando te plantees con quién asociarte para un proyecto determinado, párate a pensar si esa persona o empresa comparte el mismo perfil de público objetivo o target y si vuestro servicios o productos son complementario. De este modo, alcanzarás un público al que no tenías acceso anteriormente quien estará en la línea de tu cliente potencial. Aunque no tienes por qué juntarte únicamente con colaboradores complementarios. Una buena estrategias es unir fuerzas con tu competencia. Si consigues vencer los temores e inseguridades, crear un potente producto o servicio de la suma de vuestro talento puede ser tremendamente beneficioso y lucrativo. En cualquier caso, no pierdas el tiempo en iniciativas dirigidas a un público diferente a tu cliente potencia.

Tipos de Asociaciones

Existen distintos tipos de colaboraciones, aunque para este artículo me centraré sólo en tres: proyectos conjuntos, afiliados y patrocinios.

Una asociación de marketing de afiliados es una práctica de marketing en la que una empresa o negocio recompensa a uno o más afiliados por cada visita o cliente procedente de sus canales de marketing (por ejemplo, de la web del afiliado).

Es una práctica muy común dentro del marketing online. Las ventajas de este tipo de colaboraciones es que puedes ofrecer productos o servicios a tus seguidores o clientes sin tener que crearlos tú mismo, con el ahorro de energía y tiempo que eso implica ya que puede servir para cubrir algún vacío dentro de tu oferta de servicios.

Una colaboración conjunta es un acuerdo empresarial en el que las parte involucradas acuerdan desarrollar, por un tiempo determinado y finito, una nueva asociación o proyecto contribuyendo equitativamente. Las partes ejercen control sobre la iniciativa y consecuentemente, comparten ganancias y gastos. Estamos hablando de eventos, programas, cursos, etc.

El patrocinio es un pago en efectivo o en especias hecho por una empresa por la promoción de su marca. Es muy común en acciones benéficas o no lucrativas por el impacto positivo sobre el branding de la empresa que patrocina.

Los objetivos de tu asociación

Por otro lado, para poder atraer buenos socios, tienes que saber quién y qué estás buscando. Para tenerlo más claro puede ayudarte responder a preguntas como:

–         ¿Cuáles son tus valores?

–         ¿Cuáles son los objetivos de tu negocio para los siguientes 3 meses, 6 meses y 1 año?

–         ¿En qué mercado encajas?

–         ¿Quién son tus clientes? ¿Qué necesitan?

–         ¿Cuál es tu actual alcance e impacto?

–         ¿Cuál quieres que sea?

 

Complemento estratégico

Es importante no dejarse llevar por la emoción del momento inicial a la propuesta de un proyecto, por muy alucinante que parezca y analizar la idoneidad de la colaboración. ¿Cómo va a encajar este proyecto/programa/colaboración con el cuerpo de tu trabajo? ¿Quién es la competencia? ¿Qué hace nuestro nuevo producto/servicio diferente o más necesario para el cliente? ¿Cuáles son los mayores objetivos para tu organización/negocio en los siguientes tres años? ¿Encaja esta asociación en estos objetivos?¿Cuánto tiempo y dinero requiere esta asociación?

Estas son sólo algunas de las preguntas que debes plantearte antes de tomar una decisión.

Estilo de marketing y ventas

Aunque parezca secundario, es muy importante compartir un estilo de hacer, de tratar al clientes y de vender. Es muy difícil trabajar con armonía con alguien más estridente que tú  o totalmente apático. Así que estudia el estilo de aquellos que te interesen. Aunque tenga muchos seguidores, puede ser que no quieras trabajar con esa persona al no encajar con el estilo y la misión de tu empresa. En cualquier caso, toma la iniciativa y propón a quién te interese. Te sorprenderá ver cuán abierta está la gente a buenos proyectos.

Sobre la autora: Laura Ribas es experta en marekting online adaptando a la realidad del pequeño empresario y autónomo. Ferozmente comprometida con su misión de ayudar a prosperar a los emprendedores, es consultora, conferenciante y conductora de seminarios a la vez que creadora de varios programas del que destaca Construye tu Imperio .