Este post fue originalmente publicado en Donare

Un estudio efectuado sobre la base de más de 10 mil emprendedores de 52 condados de Estados Unidos en el Carl H. Lindner College of Business de la Universidad de Cincinnati ha demostrado que las mujeres son 1,17 más proclives que los hombres al desarrollo e impulso de emprendimientos con misión ambiental o social.

Diana Hechevarria, la estudiante de doctorado a cargo de la investigación, señala que hasta ahora las cifras mostraban que, “tradicionalmente, los hombres siempre han sido más activos en la creación de empresas”, pero que podría afirmarse que “eso es debido a que por lo general se ha estudiado en conjunto a las start-ups con fines económicos, sociales y ambientales“.

En cambio, si se efectúa el análisis por separado se evidencia cómo la balanza se inclina hacia los emprendimientos femeninos cuando se trata de iniciativas que buscan el bien común.

Entre los resultados del estudio, que han sido publicados en un nuevo libro (Global Women’s Entrepreneurship Research: Diverse Settings, Questions and Approaches), se encuentra también que las mujeres son 1,23 veces más propensas a emprender iniciativas favorables al medio ambiente que enfocadas en lo económico. Y se trata de una tendencia valorada en el mercado, si se considera que en la actualidad casi el 50% de los consumidores menores de 40 años de edad está dispuesto a pagar más por productos y servicios de marcas que apoyan causas sociales y ambientales, de acuerdo con el reporte dado a conocer por Nielsen hace algunos días.

Los datos empleados por Hechevarria y sus colegas para la investigación provienen del Global Entrepreneurship Monitor (GEM), que explora anualmente el rol del emprendimiento a nivel mundial.