Por Bernadette Jiwa (Consultora de marca, The Story of Telling)/ Traducción de Laura Freigero

Todas estamos de acuerdo en que no hay nada que objetar en llamar a tu negocio ‘Mundo Ocasión’. Es un nombre inocuo y prácticamente a nadie le va a disgustar. Ése es el problema. Si vas a poner a tu startup, producto o servicio un nombre que a nadie le disguste, entonces estarás dándote una identidad que la gente tampoco tendrá en consideración.

Pero…¿Y qué pasa con Apple y Amazon? ¿No son nombres cuestionables también? Ya en 1976, cuando Apple era Apple Computer, otras startups tecnológicas y empresas fueron llamadas IBM y Microsoft.

Apuesto a que algunas personas se rieron de la idea de poner de marca a una empresa de alta tecnología, una manzana a rayas. Cuando Jeff Bezos puso el nombre a Amazon  (por uno de los ríos más grandes del mundo) en 1994, otras tiendas de libros fueron llamadas Borders Books y Waldenbooks. No le costó mucho tiempo a la gente enamorarse de Amazon, la cual por supuesto aspiraba a ser la más grande, rápida “librería para conseguir lo que quieras” del mundo.

El nombre de tu negocio o producto es el gancho donde cuelgas tu historia y donde empiezas la conversación con los clientes. Es el mecanismo que das a la gente para identificarte. Y cuando te ganes su confianza y lealtad, es cuando ellos difundirán las noticias sobre tu negocio. Los nombres de tu marca y producto son uno de los activos más baratos que tu negocio puede tener. Deberían hacerte destacar, no encajar.

Si nadie puede encontrar una objeción al nombre que has elegido, probablemente tengas el nombre equivocado. Tu nombre debería polarizar a la gente, despertar su interés, y hacerles querer saber más sobre quién eres y qué haces.

Aquí tenemos un test simple. Si no puedes imaginarte que algún día alguien quiera llevar tu nombre en una camiseta, entonces probablemente no es el nombre correcto.

Puntos a tener en cuenta antes de elegir tu marca

Para poder hacer ver el valor de algo que has creado, primero debes saber tú qué valor tiene. Aquí hay algunas de las cosas que necesitas  tener en cuenta antes de llegar a la parte divertida de elegir el nombre:

  1. Misión: ¿Qué estás haciendo ahora mismo, hoy? ¿Por qué existes?
  2. Visión: ¿Cuáles son o serán en el futuro los resultados y efectos de lo que haces?
  3. Valores esenciales: ¿Cuáles son las posturas y creencias que dan forma a tu cultura empresarial?
  4. Único punto de venta: ¿Cuál es tu filón, lo que te hace destacar?
  5. Punto de venta emocional: ¿Qué es lo intangible de lo que estás vendiendo? Piensa en sentimientos construídos como relaciones, libertad, ego, o una sensación de pertenencia.
  6. Contenido de la Marca: Es la esencia de lo que haces, la imagen que representa y  las señales que transmite.
  7. Lema: Una línea o una frase corta que lo diga todo.
  8. Identidad: Cómo el consumidor o usuario percibe la marca.
  9. Nombre: El gancho verbal del que todo lo de arriba cuelga y a través del cual es transmitido. La guinda del pastel. Y todo de lo que hemos hablado es para esto, para el punto 9!

Lo que debes y no debes hacer al elegir el nombre de tu marca

Elige un nombre fácil de pronunciar y deletrear.

Asegúrate que el nombre elegido es legal y no pertenece o está registrado por otra empresa de la misma categoría profesional. Comprueba ambas cosas y la disponibilidad de tu nombre en toda la red social. NameChk es una buena herramienta para esto. Trata de encontrar el .com disponible y que sea más fácil decirlo que escribirlo. Considera extensiones naturales de tu nombre. “Only Human”, por ejemplo, puede convertirse en onlyhumancommunications.com .

Busca un nombre que no te encasille en una categoría, piensa a lo grande, y sé creativa. Prueba el nombre diciéndolo en voz alta. Simula que contestas al teléfono y que te presentas ante eventos en la red. Anúncialo ante un pequeño grupo para comprobar que no es raro para los oídos.

Elige un nombre  que cuente una historia y empiece una conversación. Google es un gran ejemplo. No permitas que el proceso de poner el nombre pare tu proyecto. Si te cuesta mucho, busca ayuda profesional.

Sobre la autora Bernadette Jiwa es catalizadora de marca y especialista en marcas verbales establecida en Australia. Ha ayudado a exitosas startups por todo el mundo a plasmar las bases de sus productos o negocios en una gran marca. Es la autora del libro You are the Map Maker y la creadora de Idea Manifesto. Bernadette escribe sobre información sobre marcas e iniciativa empresarial en The Story of Telling. Síguela en Twitter  en @bernadettejiwa

English version here