El desgaste de los trayectos de larga distancia, mudarse con los padres, los largos desplazamientos, los presupuestos ajustados, el embarazo…

Por Elizabeth Yin (Co-Fundadora, LaunchBit)

Anoche, estaba en Google en un debate hablando sobre las mujeres en sus emprendimientos. Al terminar, estaba charlando con una de las asistentes sobre los primeros días de LaunchBit y mencioné que había vivido en casa de mis padres para ahorrar dinero. Esto la dejó asombrada y me contestó, “¿En serio?… yo nunca podría hacer eso”. Ése es solo el comienzo de todos los sacrificios que muchas personas han hecho para que LaunchBit funcione.

Hay tantas cosas que pasan detrás de una Startup…mucho más allá que ejecutar la actividad principal.

Los emprendedores casi no hablan de las dificultades personales, pero todo el mundo tiene una cicatriz, especialmente al principio.

Después de mi Startup fallida Parrotview, convencí a mi mejor amiga para empezar un negocio conmigo. Yo quería una segunda oportunidad para crear una Startup, y ella estaba terminando su doctorado en el MIT  y decidió que la investigación no era lo suyo.

La convencí para mudarse a Berkeley, donde mi marido y yo nos habíamos mudado para poder trabajar juntas en persona. Hizo las maletas y se embarcó en una relación a larga distancia con su novio, el que pronto se convirtió en su marido en el trascurso de los meses siguientes mientras el seguía en Boston.

Escogí un apartamento para Jennifer en Berkeley que a la vez servía de oficina y lugar de trabajo, y yo contribuí al alquiler. Me sentí mal porque solo nos podíamos permitir un auténtico antro . Le llamamos “The Club”, porque todas las noches, luces azules y rojas brillantes entraban por la ventana  desde la calle, las de los coches de los policías arrestando gente.

Mientras, en la otra casa, Curt y yo contábamos nuestros peniques. El estaba con su post-doctorado manteniéndonos a los dos, y yo, metiendo dinero en el negocio. El dinero era escaso. Cada día, estaba agradecida tan sólo por un día más, Curt fue paciente, Tim aguantó con su matrimonio a larga distancia: Jennifer estaría segura en aquella ratonera y de alguna manera todo funcionaría pronto.

Después de casi un año de esto, Curt aceptó un trabajo en Boston, así que los tres dejamos Berkeley y nos fuimos para allá. Jennifer se reunió con su marido. Y sólo unos meses después, Tim, Jennifer y yo nos mudamos de nuevo a la zona de la Bahía para entrar en el programa de 500 Startups. Para hacerlo, Tim dejó su trabajo. Además durante este camino tuvieron un bebé, que llegó exactamente después del Demo Day. Se mudaron con los padres de ella y no tenían coche.

Jennifer tenía que ir cada día a 500 Startups en transporte público, lo que suponía dos horas de camino en cada sentido. Unos días después del Demo Day, fuimos a presentar nuestro proyecto aun grupo de VCs y unas horas después, Jennifer se fue al hospital a dar a luz. Los inversores se quedaron en shock al ver en su oficina a una mujer embarazada de nueve meses, pero la verdad, es que era lo normal para nosotras. Un par de semanas después, Jennifer estaba de vuelta en el trabajo. Sus padres han sido absolutamente increíbles cuidando al niño. No sé qué habríamos hecho sin ellos.

Hemos recorrido un largo camino desde nuestros días en Berkeley.

Ahora ganamos dinero, cobramos, hemos conseguido financiación y hemos contratado gente. Cuando reflexiono, mucho de lo que hicimos para hacer que las cosas funcionasen parecía lo habitual en aquel momento, ese es el tipo de cosas que haces por tu empresa, sin pestañear. Pero lo que más me asombra es cómo muchos amigos y familiares se han dejado la vida en ayudarnos a que esto funcione. Y lo siguen haciendo hoy en día. Éste no es su sueño, así que es algo que no doy por sentado. Los días difíciles, pensar en esto es lo que me motiva aun más.

Nota de la editora: Y tú ¿qué sacrificios has hecho para mantener tu startup a flote? Envíanos tu testimonio a editora@ellas2.org

Sobre la autora: Elizabeth Yin es especialista en marketing en internet y programadora. Ha participado en el desarrollo de los planes de marketing de diversas startups y también trabajó como Directora de Marketing en Google. Antes de Google, Elizabeth programó los entornos backend de muchas nuevas startups durante el ascenso y caída de la era punto com. Elizabeth cuenta con un B.S. en Ingeniería Eléctrica de Stanford y es MBA por el MIT Sloan. Síguela en Twitter en @launchbit.