Por Carol Burton (Co-Fundadora y CEO de Cilab)

Fue un proceso creativo y constructivo, todo en uno. Cilab nace en enero de 2010 como laboratorio tecnológico en medio de una gran crisis financiera y medioambiental. Con mi marido, actual CTO de Cilab, investigábamos cada uno en su campo, arquitectura e ingeniería, y trabajábamos freelance. Tras   una serie de intercambios y largas conversaciones, no todas constructivas y armoniosas, y viendo que nuestros objetivos profesionales se alineaban, unimos fuerzas y conocimiento en una empresa propia. Como pareja y socios somos muy prácticos, hacemos primero, evaluamos después. Nuestro sector, el de las Smart Technologies o IoT, en ese entonces era un sector sin estándares definidos de ningún tipo, todo estaba por hacer y definir. Inauguramos la oficina en septiembre de 2010 y nos pasamos 6 meses probando todas las tecnologías disponibles, evaluando proyectos y necesidades reales.

A fines del 2011 teníamos tecnología propia y comenzamos a trabajar con clientes y partners. Decidimos que ofreceríamos un servicio, esta fue la fase final del proceso creativo y el comienzo de la consolidación. Definido el modelo de negocio y disponiendo de una gran familia de dispositivos propios, hoy Cilab es un operador de infraestructuras de gestión urbana: luz, agua, movilidad… A través del GAM: Green Asset Management, nuestra plataforma de gestión de activos cubrimos desde la definición de políticas de explotación hasta la ejecución de las mismas sobre los activos físicos.

Miedos y dudas.¡Al agua!

Nunca tuve miedo a emprender. Vengo de una familia de emprendedores: mis padres son ambos empresarios y hace 9 años cambié de continente en busca de más y aquí estoy. Es parte de mi personalidad. Tampoco tuve dudas, eso sí, tuve que fingirlas para reconfortar a mi marido y socio, que como todo hombre estaba lleno de dudas ;). La verdad es que juntos es mejor, y estaba segura de lo que quería y el camino elegido. Esto no quita que hayamos pasado por momentos difíciles y de gran incertidumbre. Montar una empresa en el rubro que sea es una montaña rusa sin seguros.

Aprendizaje. Mi parte preferida


He aprendido mucho, lo más valioso: a invertir bien los recursos. Cilab nace con capital semilla, por lo tanto teníamos que ser muy cuidadosos. Decidimos rápidamente apostar todo al desarrollo y producción de tecnología, y una vez alcanzado el objetivo montar el ecosistema, la imagen corporativa. Incluso nunca nos detuvimos a desarrollar un Business Plan, pusimos en claro los puntos principales de la estrategia y avanzamos sin pausa en esa dirección.
Fue una decisión acertada. Hacer ante ser.
Montar una start-up requiere de mucha paciencia y gran capacidad de reacción. Cada vez que surge un imprevisto hay que saber aceptarlo y aprovechar el tiempo para avanzar en algún otro aspecto, nunca detenerse. Clave si no quieres sufrir mas de tres crisis en una semana, hasta dos es normal.

Consejos. Una buena organización salva vidas


Antes de montar una start-up, asegúrate que tus objetivos profesionales son compatibles con tu estilo de vida. Esto es más importante que un business plan. Para tener éxito en tu empresa, debes respirar la industria en la que te insertas, vivirla intensamente. Debes preguntarte con honestidad qué estás dispuesta a dejar atrás para conseguirlo. Mi medida del éxito es el balance entre mis expectativas y mi dedicación. Yo diseñé mi vida profesional para que se adapte a mi estilo de vida, parte de ello es mi sociedad con mi marido.
La mayoría de las mujeres, inevitablemente, llegamos a un punto en el que tenemos que conciliar trabajo y familia. Este aspecto es vital para mí, ya que tengo dos hijos pequeños. Para conseguir algo debemos dejar algo, por lo tanto debes saber simplificar y priorizar, luego ser consecuente, pero también flexible. Conciliar es posible, si tu objetivo es conciliar vida laboral y familiar, nada más.

Sobre la autora: Cofundadora y CEO de Cilab (empresa que crea tecnología para la Smart City, la ciudad gestionada de forma eficiente). Arquitecta, nacida en Argentina en 1977. Más de 8 años de experiencia como arquitecta. Especializada en gestión de proyectos en áreas creativas y gestión de la innovación. Actualmente investiga en el campo de la arquitectura y el diseño urbano integrado e inteligente. En su carácter de CEO de Cilab, está aprovechando la innovación de vanguardia de la compañía para ampliar mercados, desarrollar nuevos productos e incrementar el conocimiento de la marca en relación a los líderes del sector. Carol ha asumido la misión de revolucionar el modo en que se gestionan las ciudades y redefinir los parámetros de desempeño. Síguela en Twitter en @cbbyte.

¿Tienes un emprendimiento de base tecnológica? ¿Nos cuentas tu historia? Escríbenos a editora@ellas2.org