Charlando con Girl Develop It, Ladies Learning Code, Web Start Women y Startlucks


Por Jennifer Lindner (Organizadora de RailsBridge y desarrolladora de código abierto freelance)

Existe un creciente movimiento de mujeres que enseñan habilidades tecnológicas a otras mujeres: a lo largo de América, y de forma espontánea, diversas organizaciones están llevando a cabo clases prácticas con un gran éxito. Girl Develop It, Ladies Learning Code y Web Start Women son grandes ejemplos de cómo las habilidades de una startup se pueden aplicar a cuestiones de género en la tecnología. A continuación presento algunos extractos de una serie de entrevistas con cada de estas organizaciones. Aunque se encuentran en lugares muy distintos, todas informan de similares experiencias a la hora de romper los miedos en torno a la tecnología, crear confianza y ayudar desde la propia comunidad tecnológica local, así como del éxito de las técnicas de enseñanza basadas en clases prácticas.

Girl Develop It

Fundada en 2010 en Nueva York por Sara Chipps y Vanessa Hurst, Girl Develop It se ha expandido hasta Austin, Columbus y Filadelfia, e incluso fuera de Estados Unidos, hasta Ottawa, Canada y Sydney, Australia.

¿Cuál de las técnicas de enseñanza empleadas por Girl Develop It (GDI) creéis que funciona mejor?
Nuestro enfásis en hacer que la clase no sea intimidatoria. Sólo con decir eso una y otra vez, conseguimos preguntas de las estudiantes que de otro modo probablemente no se atreverían a hacer.

¿Qué influye en GDI a la hora de confeccionar el plan de estudios, la rentabilidad laboral, la facilidad de aprendizaje o las virtudes de las propias tecnologías?
Nuestro objetivo principal es fomentar que las mujeres programen, así que nuestro plan de estudios se centra principalmente en formar los cimientos adecuados que permitan seguir aprendiendo en el futuro. Somos muy abiertas con las estudiantes y mantenemos un diálogo constante sobre sus necesidades. Queremos que nuestras clases sirvan para empoderar a las alumnas y para equiparlas con la capacidad de enfrentarse a cualquier reto tecnológico que se encuentren en sus carreras laborales y vidas personales.

¿Qué consejo sobre enseñanza le daríais a alguién a quién le gustaría dedicarse a esto?
La primera cuestión que se debe tratar no tiene nada que ver con el lenguaje. No importa “¿Qué es una variable?” o “¿Qué hace un bucle for?”. Lo primero que debes hacer es asegurarte de que todas las personas en la sala crean que son capaces de aprender todo lo que estás a punto de contarles. Partiendo del plan de estudios, hasta las diapositivas, pasando por tu actitud…todo debe estar encaminado a crear una clase que incremente la confianza de las alumnas con cada paso que den.

Ladies Learning Code

Heather Payne fundó Ladies Learning Code en junio de 2011 partiendo de un simple tweet.

¿Qué te motivó para empezar este proyecto, y cómo de fácil, o difícil, fue sacarlo adelante?
Creé Ladies Learning Code de forma accidental. Estaba deseando aprender más sobre programación, y después de asistir al primer taller de PyLadies  mientras estaba en Los Ángeles por trabajo, traté de encontrar un grupo similar en Toronto una vez que volví a casa. Me sorprendí cuando no encontré nada parecido, así que escribí un post comentando que Toronto necesitaba un grupo de mujeres que quisiesen aprender a programar y lo puse en Twitter. Empecé a recibir multitud de emails y un total de 85 personas terminaron inscribiéndose al primer evento. Me quedé asombrada..

¿Crees que hay semejanzas entre la situación que viven muchas mujeres que quieren aprender sobre tecnología y la que viven otras mujeres que quieren montar su propia empresa de base tecnológica?, ¿o piensas que son dos áreas diferentes?
Lo que estamos observando es que hay muchas razones por las que las mujeres (y hombres) quieren asistir a los talleres de Ladies Learning Code. Para muchas, es sólo por curiosidad. En general, las participantes tienen bastantes conocimientos tecnológicos, y quieren aprender aún más sobre las tecnologías que usan día a día. Algunas personas asisten porque tienen claro que quieren montar una startup algún día (¡o la semana qué viene!), pero otras personas vienen tan sólo porque quieren ser mejores en su trabajo. Otras buscan mejorar sus habilidades y añadir algo nuevo a su curriculum. Y también hay personas que vienen porque trabajan con desarrolladores y quieren mejorar la forma en que se comunican con ellos.
En cuanto a nuestras técnicas de enseñanza, creo que la clave es nuestra proporción de 4 estudiantes por cada instructor. Cuatro participantes se sientan en una mesa con una desarrolladora y trabajan juntas a lo largo del día. Es más divertido, ya que permite que todo el mundo se conozca entre sí. También se consigue una mejor experiencia de aprendizaje para las propias participantes, porque la desarrolladora puede proponer retos más complejos a las participantes que aprenden más rápido mientras ofrece más ayuda a aquellas que lo necesiten.

¿Qué consejo sobre enseñanza le daríais a alguién a quién le gustaría dedicarse a esto?
El principal consejo que yo le daría a alguién que quiera montar un grupo como Ladies Learning Code en su ciudad es que piense primero en la comunidad. Si junta un grupo de personas con similares intereses y les pregunta cómo debería ser una organización dedicada a mujeres que quieran aprender a programar (incluso se les puede dar rotuladores y pizarras para que se dividan en grupos y resuelvan distintas piezas del puzzle), no sólo tendrá una imagen más clara de lo que debe hacer, además habrá conseguido reunir un grupo de gente que se preocupará por el proyecto e intentará que salga adelante.

Web Start Women

Nicole Noll es Profesora Adjunta en Harvard, dónde enseña “Actitudes y publicidad”, y Susan Buck es profesora de “Diseño web” en la Universidad de Pensilvania. Juntas fundaron Web Start Women, dónde enseñan programación a mujeres y las ayudan a incubar startups tecnológicas.

¿Véis algún cambio social o cultural en vuestra comunidad tecnológica como resultado del trabajo de Web Start Women (WSW)? ¿Ha habido mejoras para las mujeres, y para los hombres? ¿Hay ahora una presencia más visible de mujeres?
La comunidad tecnológica a la que estamos más conectadas es la de Filadelfia, así que esta respuesta se refiere a esa comunidad. Si que hemos observado cambios positivos desde que empezamos con WSW. Aunque nos encantaría asociarlo al trabajo que hemos hecho, siendo una científica, debo decir que estos datos son correlacionales y no podemos inferir la causa que los provoca. WSW ha sido nuestra presentación ante la comunidad tecnológica de Filadelfia. Susan se ha integrado recientemente y yo estoy aquí desde mi época de estudiante.
Desde nuestra perspectiva, parece que la energía detrás de grupos tecnológicos enfocados a mujeres ha alcanzado un punto álgido este mismo año y el movimiento acaba de despegar. WSW es parte de esa ola y (queremos creer) una fuerza de cambio positivo. Además de Web Start Women, Filadelfia tiene ahora un capítulo muy activo de Girl Geek Dinners, un grupo de Python para mujeres, y varias otras organizaciones enfocadas en atraer mujeres al campo tecnológico.
Después de hablar con gente que ha estado en la comunidad durante muchos años, sabemos que ha habido un esfuerzo prolongado dirigido a hacer crecer todas las áreas relacionadas con la tecnología (tanto para hombres como para mujeres). Pensamos que lo realmente interesante del caso en Filadelfia es que esta explosión en el número de grupos tecnológicos para mujeres está coincidiendo con un gran crecimiento de la comunidad tecnológica en general.
Esto representa una fabulosa oportunidad para Filadelfia, que podría convertirse en un centro tecnológico muy favorable a las mujeres, porque las mujeres están presentes desde las bases. En lugar de luchar una batalla en la que parten con desventaja como ocurre en San Francisco o Nueva York, las mujeres con conocimientos técnicos de Filadelfia podrán crecer en número al mismo ritmo que crezca la comunidad.

[Nota: Los ‘Startlucks ‘ son eventos mensuales en los que las asistentes llevan su comida y quedan para hablar con otras mujeres que están creando sus propios proyectos.]
¿Cuánto tiempo lleváis organizando los Startlucks, qué puedes contarnos sobre ellos?, ¿son un ejemplo de cómo las mujeres a las que formáis siguen en contacto con vosotras y entre ellas?
El primer evento que organizamos fue un Startluck y los consideramos como la piedra angular de todo lo que hacemos; para las mujeres que empiezan con nosotras, son una oportunidad de conocernos, para el resto de miembros son un lugar por el que pueden pasarse y mantenerse en contacto entre sí. Algunos Startlucks, consisten tan solo en una conversación relajada sobre quiénes somos, qué hacemos y en qué estamos trabajando. Otras veces, alguién hace una pregunta interesante y terminamos llevando a cabo una sesión grupal de brainstorming. En nuestro último Startluck, salió a relucir el tema de la accesibilidad web y eso provocó un gran flujo de preguntas e ideas.
Queremos que los Startlucks sean un lugar al que puedas venir y recargarte para seguir con el trabajo que estés haciendo. Estos eventos siempre nos dejan con una sensación parecida a la que sientes cuando asistes una conferencia relacionada con tu campo; se lanzan nuevas ideas, cualquier aislamiento se rompe y quedas preparada para seguir creando.
¿Y no es eso de lo qué se trata? De hacer que las cosas sucedan :)

Sobre la autora: Jennifer Lindner es desarrolladora de código abierto y editora técnica con más de diez años de experiencia en desarrollo de webs y aplicaciones web. Fue organizadora de Gotham Ruby Conference desde el 2007 hasta el 2010, organizó el primer taller de RailsBridge en Nueva York en 2010 y es una activa organizadora de RailsBridge. Síguela en Twitter, @jenlindner.

English version here