¡El networking debe terminar en negocio!

Por Rania Anderson (Co-Fundadora, The Way Women Work)

Una de las barreras que más se mencionan cuando hablamos del éxito profesional de las mujeres es el networking: no es suficiente, no suele hacerse adecuadamente y no se accede a él con la frecuencia que se debería. El otro problema que tenemos las mujeres es la forma en la que interaccionamos cuando acudimos a eventos de networking.

Cuando observo a mujeres en encuentros de networking (yo incluida), lo que me encuentro con más frecuencia es que solemos enfocarnos en conectarnos con los otros y construir relaciones, más que en conseguir referencias y hacer negocio.

En la investigación que llevan a cabo los autores Misner, Walker y De Raffele en su libro “Business Networking and Sex: Not What You Think”, para la que hicieron más de 12.000 entrevistas a hombres y mujeres de negocios a lo largo de tres años alrededor del mundo, tanto hombres como mujeres confesaron tener objetivos similares a la hora de acudir a un evento de networking (básicamente generar negocio), pero la mayoría coincidió en que llegado el momento, los hombres se centran más en el negocio, mientras que nosotras damos prioridad a la relación.

¡Aunque conectarse con gente y construir relaciones es fundamental y un requisito imprescindible para los negocios, la diferencia básica entre el networking profesional y una reunión de amigos es que las interacciones en el networking tienen la intención de generar negocio! 

Hay que cuidar y construir tu red profesional de manera constante. La forma de interaccionar en eventos de networking es clave para ello. ¿Qué podemos hacer las mujeres para transformar nuestra habilidad para conectarnos y construir relaciones, en negocio?

  1. Preparación. Prepara unas cuantas preguntas o temas clave antes del evento basándote en la gente que crees que vas a encontrar allí y sobretodo, en las personas a las que quieres conocer y con las que quieres hablar.
  2. Aprovecha al máximo cada minuto. Habla con gente conocida y trata de presentarte a nuevos contactos. El networking profesional no trata de construir una lista interminable de relaciones que no generan ni una sola oportunidad de negocio. Divide tus interacciones entre conversaciones para construir relaciones y conversaciones para construir negocio.
  3.  Pregunta. Después de pasar unos cuantos minutos hablando con alguien, pregúntale cuáles son sus prioridades o retos en estos momentos. Si lo que haces puede ser de ayuda para dar respuesta a sus necesidades, da un ejemplo de cómo lo hiciste en una situación similar o explica cómo el tipo de trabajo que desempeñas puede ayudarle en la solución de su problema.
  4. Comparte tus “puntos fuertes”. Cuando hables con alguien a quien conoces con anterioridad y con quien ya tienes una relación, comunica claramente cuál es tu especialidad y hazle saber que estás constantemente buscando oportunidades profesionales y oportunidades de negocio en ese ámbito.
  5. Haz seguimiento. Envía un breve email a las personas que has conocido en el evento y a las que podrías ayudar con tu producto o servicio. No mandes sólo información de lo que haces, si tienes una idea o estás a punto de lanzar un nuevo proyecto, trata de lograr una reunión para explorar la posibilidad de colaborar.
  6. No pierdas el tiempo. No acudas a todos los eventos de networking que aparezcan en tu camino y en los que las oportunidades de negocio son inexistentes o irrelevantes.

Así que si estás pensando asistir a un evento de networking, hazlo con mentalidad de negocio, o de lo contrario lo único que conseguirás es pasar un buen rato con algunos amigos.

Sobre la autora: Rania Anderson es a Co-Fundadora de Women’s Capital Connection, una red de inversoras privadas en  Kansas City. Es emprendedora, escritora coach e inversora. A lo largo de su vida profesional, Rania ha estado observando, investigando, conectando y guiando a las mujeres en el ámbito profesional para ayudarlas a conseguir sus objetivos con éxito. Siguelá en Twitter en  @TheWayWomenWork