Por Katherine Gallardo (Co-Fundadora de Kissmybit y Co-organizadora de Founder Friday Santiago de Chile)

A Elle Woods probablemente la conocen por Legally Blonde: es el personaje ficticio al que dio vida la actriz Reese Whiterspoon. Y por poco snob que pueda parecer, no me avergüenza decir que es una de mis películas favoritas. Lejos de cualquier ironía, creo -honestamente- que es un modelo a seguir para un montón de chicas en el mundo. Y no sólo
en el ámbito personal, sino que también en el campo de las ideas y el largo camino a los nuevos proyectos.

La historia es más o menos así: había una chica superficial que formaba parte de una hermandad, era mantenida por sus padres, no le importaba mucho más que la moda… y casarse. Su vida era muy rosa al igual que su ropa, todo en ella era perfecto; era bonita, querida y admirada por ser la más popular entre las populares. Todo eso hasta que su novio
termina con ella porque no encaja con su nuevo perfil de “estudiante de Harvard”. Woods, semi depresiva y con la autoestima por el suelo, decide recuperarlo y demostrarnos que ella también podía ir a la misma facultad. ¡Y vaya como lo logra!

Ahora, supongamos que algo (un acontecimiento importante o visión) nos gatilla una idea o un nuevo desafío. Esto es lo que nos enseñó Elle Woods sobre lograr nuestros desafíos:

  1. Sin miedo al rosa: por rosa me refiero a lo “femenino”, por darle un color. A ella no le importó ser “demasiado rubia” o tener “las boobies muy grandes” o hacer un vídeo vergonzoso para solicitar su ingreso a Harvard. No dejó que sus condiciones la limitaran y decidió ir más allá; tener ambiciones. Pensó que podía hacerlo a su manera y lo hizo.
  2. Será difícil, no imposible: no importa lo positiva, motivadas, empeñosas, dedicadas y apasionadas que podamos ser, siempre llegará ese día en donde todo nos salga al revés. Ese día en que queramos tirarlo todo a la basura y rendirnos. ¿Qué hacer? Llorar, replantearnos las cosas, pedir consejos, comer chocolates y luego… volver a levantarse. Ya cuando todo está más claro, pueden cambiar nuestras perspectivas y adoptamos una nueva actitud.
  3. ¿Nunca seremos lo suficientemente buenas? Creo que este es un problema mayor en nuestro género. A nivel social y cultural, siempre se ha esperado mucho de nosotras: ser la mejor mamá, la mejor esposa, novia, hija, etc. Pero ¿saben qué? Nunca vamos a ser lo suficientemente “buenas” para todo el mundo, así que mejor nos enfocamos en ser “buenas” desde nuestra perspectiva. Los que odian todo, van a odiar, dicen por ahí y que así sea.
  4. ¿Corazones rotos? Encontrar un escape: debo reconocer que al igual que Elle Woods (y al igual que muchas… o todas), cuando tengo problemas de amores, me tiro en la cama a llorar, ver películas, comer helado y pienso que nunca nadie me va a querer como Ryan Gosling en The Notebook. Pero está bien, esos días también van a pasar. Si nuestra única meta en la vida es tener un amor de película y casarnos, claro que nos deprimirá. Pero si tenemos, además, otros desafios, ese corazón roto se verá un poco más armado.

Al final de todo, creo que la satisfacción de decir “Lo hicimos!” bajo nuestras reglas y con nuestra manera de ser, será la mejor recompensa luego de un arduo trabajo.

Sobre la autora: Katherine Gallardo es la fundadora y Directora de Kissmybit.com un sitio chileno sobre actualidad e información tecnológica en habla hispana. De formación periodista y fuertemente involucrada en incentivar a mujeres a ser protagonistas de la industria tecnológica. Puedes seguirla en Twitter en @katgallardo