Como CEO de una startup, el formar parte de otra junta directiva te da una perspectiva independiente e importante de muchas de las principales actividades que llevas a cabo habitualmente.

Por Laura Yecies (CEO, SugarSync)

Recientemente, ha habido un par de buenos artículos sobre CEOs de startups que forman parte de los consejos directivos de otras startups. Brad Feld escribió uno y Mark Suster continuó la reflexión aquí.

La idea es que el formar parte de otra junta directiva te da una perspectiva independiente e importante de muchas de las principales actividades que llevas a cabo habitualmente. Específicamente, Brad resalta las siguientes ventajas:

  • Ampliarás tu red de contactos
  • Verás una empresa desde un punto de vista diferente
  • Estarás al otro lado de la discusiones financieras
  • Entenderás con mayor profundidad el término “responsabilidad fiduciaria”
  • Mantendrás una interesante relación CEO/Junta Directiva inversa a la de tu startup
  • Estarás expuesto a otros estilos de gestión. Experimentarás diferentes conflictos en los que no tendrás que soportar el mismo tipo de presion

Por supuesto, el truco está en equilibrar el compromiso de tiempo adicional con tus responsabilidades como CEO.

En  SugarSync he tenido la suerte de haber tenido un CEO/Emprendedor en mi junta directiva. Cuando llegué por primera vez a SugarSync, Bud Colligan (co-fundador de Macromedia) era un miembro del consejo. Cuando se fue, contratamos a Paula Long (co-fundadora de EqualLogic y ahora CEO de DataGravity). Ambos aportaron una gran sensibilidad respecto a las cuestiones prácticas y estratégicas, así como sobre temas organizativos y me han proporcioando un gran coaching. Ambos tenían un interés económico en el asunto, pero podían aportar una visión estratégica más amplia.

Todavía no he formado parte del consejo directivo de otra startup, pero estoy esperando a que surja esa oportunidad, por las razones antes mencionadas. Debido a su importancia, he buscado otras maneras de conseguir algunas de estas experiencias. Si bien es natural tener compañeros a tu nivel mientras trabajas en una startup, el CEO no tiene compañeros naturales en la empresa…es necesario buscarlos fuera.

Lo primero que hice, basándome en el consejo de un amigo (un experimentado CEO), fue unirme a una organización llamada Vistage. Creo que existen otras organizaciones similares, pero sólo puedo compartir mi experiencia con ésta. Aunque existen otros recursos educativos y entrenamientos, creo que lo que aporta más valor de Vistage son las reuniones mensuales con el grupo de CEOs. Este grupo tiene unos 15 miembros…los miembros existentes se aseguran de que los nuevos miembros no vienen de empresas que puedan ser competencia y de que no provoquen ningún otro tipo de conflicto dentro del grupo. Las reuniones son confidenciales y las discusiones son moderadas por el presidente.

Nuestro grupo está formado aproximadamente por una mitad que pertenece empresas tecnológicas, mientras que la otra mitad está formado por un amplio abanico de empresas que van desde el sector servicios hasta la maquinaria pesada. Con el tiempo, los miembros aprenden lo suficiente acerca de los otros negocios como para tener una perspectiva básica. Después de una hora en la que cada miembro brinda un resumen, hay alrededor de 2-3 horas donde el grupo analiza un puñado de temas identificados durante los resúmenes.

Es muy útil contar con una docena de compañeros sin intereses personales o económicos que te ayudan a analizar un problema, te avisan de los puntos débiles y comparten sus diversas experiencias y sabiduría. Ellos no son expertos en tu negocio, pero tienen una gran experiencia en la gestión de consejos directivos, trato con inversores,  fusiones y adquisiciones, recaudación de fondos, cómo tratar con los prestamistas, cuestiones relacionadas con el personal, en definitva muchos de los desafíos comunes a los que se enfrenta un CEO. Por supuesto, el aprendizaje es mutuo, al escuchar el debate sobre los problemas de otra persona, aprendes sobre tí misma y te preparas para enfrentarte a los retos que puedan surgir en el futuro.

He tenido la suerte de asistir a otro par de lugares dónde hacer networking y compartir experiencias con otros CEOs. Dos de mis inversores, Sigma Partners y DFJ, celebran reuniones anuales de CEOs. También he formado un grupo informal de mujeres CEO en el sector tecnológico. Cenamos cada dos de meses. Estos grupos no tienen la frecuencia o consistencia de Vistage, pero son muy valiosos porque amplian tu red de contactos.

Desarrollar mis habilidades como CEO ha sido un viaje. No hay un manager que haya podido entrenarme o prepararme. He aprendiendo de mi junta directiva, mis compañeros CEOs, opiniones “expertas” que he leído en blogs y sobre todo de mi equipo. Doy las gracias a todos los que han tenido paciencia conmigo y sigo con ganas de seguir aprendiendo.

Sobre la autora: Laura Yecies es CEO de SugarSync. Es una veterana en la industria del software de consumo y de Internet con casi dos décadas de experiencia liderando marcas como ZoneAlarm, Yahoo y Netscape. Laura edita su propio blog, The Kitchen Sync. Siguela en Twitter en @lyecies.

English version here