Las chicas necesitan mayor participación y más modelos a seguir. ¿Cuántas mujeres cómo Mark Zuckerberg te vienen a la cabeza?

Por Martha Kelly Girdler (Alumna, Hacker School)

En este momento (en tecnología) las chicas son recompensadas ​​cuando se integran con los chicos, pero ¿qué pasa con las chicas que no lo hacen y sólo quieren ser ellas mismas? Las salidas para ellas son muy escasas.

Hay muchas chicas y mujeres frustradas por su experiencia en programación, pero los hombres no están tan frustrados. Hay pocas chicas y mujeres en el sector tecnológico, pero hay una gran cantidad de hombres blancos.

Esto significa que no es la misma situación.

No hay ninguna razón en absoluto por la que chicas (y algunos chicos también, por cierto) a las que le gusten los zapatos, el esmalte de uñas, y los bolsos Miu Miu no puedan construir magníficos productos que obtengan el mismo reconocimiento.

¿Qué podemos hacer para ayudar?

Las chicas necesitan mayor participación y más modelos a seguir. ¿Cuántas mujeres cómo Mark Zuckerberg te vienen a la cabeza?. Da tu apoyo a organizaciones que hacen que la construcción y el aprendizaje con tecnología sean algo más divertido (por ejemplo, Rails Girls). Esto debería ser evidente, pero se debe poner fin a cualquier humillación usando el argumento RTFM, las imágenes con significado sexual y las bromas degradantes en las comunidades tecnológicas y centros de trabajo de los que formas parte.

“Si alguna vez tengo una hija o un hijo me gustaría que vean el mundo de la tecnología a través de esta lente de cultura mágica.” – Linda Liukas, Lo qué toda chica debe saber sobre programación.

Por favor, echa un vistazo a Rails Girls, y a Linda…gracias.

Claves

  • El bajo número de chicas y mujeres en el mundo de la programación es un problema sistemático, algo fundamental está fallando.
  • Las adolescentes tienen una enorme cantidad de energía creativa, deberían aprender a programar
  • Programar no es un acto solitario y no es sólo cuestión de matemáticas.
  • Estamos tan atrapados en la semántica y la exclusión que no podemos funcionar como una comunidad, ya no es divertido ni agradable.
  • Depende de nosotros crear una nueva cultura de desarrollo, una que sea divertida y que se centre en crear y construir

Sobre la autora invitada: Martha Kelly Girdler se graduó recientemente en la Hacker School, un “refugio para hackers” de 3 meses de duración en la oficinas de Etsy en Brooklyn. Ella es desarrolladora web especializada en arquitectura Front End. Programa con JavaScript, Python, HTML/CSS/LESS/Sass. Martha escribe sobre cultura de programación, asuntos de género/diversidad, y su código está disponible en marthakelly.github.com. Síguela en Twitter en @marthakelly.

English version here