La “Slow startup” es una evolución natural del “Slow Movement” (Movimiento tranquilo) y busca aplicar los principios de esta comunidad global a un nuevo y evolucionado modelo de emprendimiento y empresa.

Ser una Slow Startup, una Startup Traquila no significa ir despacio. Optar por este modelo implica encontrar la velocidad adecuada para hacer algo, valorando la calidad, los beneficios a largo plazo y las conexiones significativas entre las personas y los lugares. El estrés extremo y el agotamiento o burnout abundan en el mundo emprendedor y protagonizan la cultura en torno a las startups. Necesitamos nuevas formas de pensar las empresas desde su nacimiento, nuevas fromas de vivir el emprendimiento y nuevos modelos de trabajo si queremos un futuro con sentido y sobretodo, sostenible a nivel humano.

En esta selección semanal artículos, una muestra de lo que hemos publicado en Ellas² en torno a este movimiento del que cada vez somos más fans, ¡qué lo disfrutes tranquila!:

 

  • ¿Por qué ser una startup tranquila y constante es mejor que crecer rápido? Cerca del 90% de las nuevas empresas fracasan o se acaban apagando, aunque ésta es una tasa de fracaso sólo un poco más alta que la de las startups con respaldo de capital riesgo. Un estudio reciente realizado por Shikhar Ghosh, profesor de Harvard Business School, reveló que el 75% de las startups financiadas no pueden devolver el capital invertido, casi el 95% de las empresas financiadas en la muestra del estudio no pasan la prueba. >> Sigue leyendo aquí

 

 

 

  • Escalar prematuramente mató nuestro proyecto. Habíamos conseguido financiación, teníamos un producto, clientes e ingresos. A simple vista parecía que estábamos creciendo rápido y avanzábamos por el camino adecuado. Dos años después habíamos crecido muchísimo, pero finalmente este crecimiento acabó por matarnos. >> Sigue leyendo aquí