Por Natalia Pedrajas, Fundadora de APEC (Apoyo psicológico en casa)

NataliaPedrajasCasi cinco años han pasado desde esta imagen, años de recorrido emprendedor donde he aprendido junto con muchos compañeros de viaje qué significaba ser emprendedora y qué tipos de emprendimiento había. Ahora se quién soy y quién he sido todos estos años, ahora me defino como una empresa viable, líquida, ligera, en constante movimiento y con un espíritu incansable.

Mis padres al principio creían que yo trabajaba de profesora a domicilio, dando clases a niñ@s. Me preguntaban si me iba bien y ganaba dinero. Siempre intentando explicar que lo que quería era crear un proyecto grande, innovador, que iba a llegar a todas partes y que me llenaba personal y profesionalmente. Pero para eso necesitaba tiempo.

Nunca he contado con un gran capital y nunca he pretendido levantar inversión, el día a día de mi economía lo decidían mis ventas, los clientes que conseguía y la capacidad que tenía de adaptarme a sus necesidades. Sin prisas, sin grandes inversiones, huyendo de los planes estratégicos, y las fórmulas mágicas, he ido definiendo, de forma personal, mi propia hoja de ruta, saltándome los paradigmas tradicionales que, muchas veces, acaban ahogando las ideas y los proyectos, sin que éstos lleguen a ver la luz. Por activos llevaba conmigo mis ideas, mis valores, mi bienestar y sobre todo, la total dedicación de mi tiempo a aquello que me hacía feliz. Era y soy ahora, inmensamente rica, pero no lo refleja ni mi cuenta corriente ni la valoración de mi empresa.

Tengo la sensación de que, además de psicología he estudiado otra carrera, la de emprendedora. Al formarme en habilidades empresariales, me familiarizaba con un mundo desconocido. A veces, un mundo lejano, sumergido en una burbuja y un discurso claro que decía que el éxito y la velocidad van de la mano, cuanto más subes y más rápido, más alta es la caída pero más cerca está la cima del éxito, pero: ¿qué éxito? Veo emprendedores obsesionados con la velocidad, el crecimiento y la inversión, los veo subir rápido y los veo bajar estrepitosamente, y veo además, que él éxito está definido por eso y no por el día a día, la constancia, la paciencia, los valores o la venta de tus productos o servicios.

A pesar de las corrientes que ha traído el emprendimiento tecnológico y la búsqueda de unicornios, siempre hemos intentado salirnos de la norma y hacer las cosas de otra forma, desligándonos del camino habitual que se nos marca. Nunca nos hemos obsesionado con cumplir a rajatabla los cánones de actuación empresariales ni las fórmulas de crecimiento estudiadas. En el emprendimiento hay cabida para cualquier área, y cualquier combinación de áreas, las mías Psicología y Tecnología. Me mantengo fiel a la premisa de que las cosas no son imposibles, son difíciles, que es muy distinto y algunas muy difíciles. No hay una única respuesta correcta, puedes cambiar las reglas del juego, pero para ello es importante saber qué quieres hacer con tu vida, y luego contárselo al mundo, aunque a veces el mundo no te entienda.

Me organizo mi vida y mi tiempo como mejor me viene, no soy esclava de horarios, sino de objetivos, no estoy emplazada en un lugar físico, sino que puedo trabajar allá donde exista una buena conexión a internet, No tengo jefes por arriba, sino a los lados, mis compañeros de trabajo y mis clientes. Siempre al frente de la empresa, y a veces bastante sola, soy muy consciente de que mis proyectos lo hacen grandes las personas que forman parte de ellos. Peter Drucker decía “donde hay una empresa de éxito, alguien tomó alguna vez una decisión valiente”, mi decisión más valiente ha sido decir: NO a grandes deudas, NO a grandes métricas, NO a inversores. He construido, pasito a paso, un proyecto nuevo y rompedor, que va despacio porque va lejos.

Nota de la editora: Si te identificas con lo que acabas de leer o con modelos de emprendimiento como el que promueve la Slow Startup y quieres poner en marcha un proyecto digital, nos gustaría ayudarte. Reserva ahora una sesión de consultoría (sin coste), tienes más detalles aquí. Y si ya estás en ello, nos encantaría conocer tu historia, escríbenos a editora@ellas2.org.

Sobre Ellas²: Ellas Al Cuadrado es una plataforma independiente y sin ánimo de lucro fundada en 2009 que tiene como objetivo apoyar e incrementar el número de emprendimientos de base tecnológica puestos en marcha por mujeres, especialmente en el ámbito de internet. Conectamos a emprendedoras con emprendedoras y a emprendedoras con recursos para potenciar (al cuadrado) el éxito de sus proyectos.
  • Si quieres saber más de nosotras, hazlo desde aquí
  • Si quieres mantenerte informada sobre nuestras iniciativas, suscríbete a nuestra newsletter aquí.
  • Podemos conversar en Twitter, nos encuentras en @ellas2 o en nuestro canal en Slack, del que tienes más info aquí