Por Patricia Araque (Presidenta de Ellas Al Cuadrado)

Con frecuencia utilizo paralelismos con el mundo de la música para explicar el emprendimiento como opción profesional. Utilizando una de esas metáforas musicales, siempre afirmo que está bien ser una súper estrella de la música y llenar estadios, pero también está muy pero que muy bien ser un grupo “indie” y seguir haciendo disfrutar a tu público con tus creaciones en los locales de música en directo de tu ciudad. En cualquier caso, lo que nunca aconsejo es ser Nirvana y darte cuenta demasiado tarde de que el camino que elegiste no era el que querías.

No dejes tu trabajo para emprender

Los emprendimientos “indie” están mucho más alcance de cualquiera que esos proyectos “enormes y glamurosos” que sólo unos cuantos con tiempo, o recursos, o redes de contactos heredadas (o todo a la vez) pueden abordar. Los emprendimientos “indie” suelen comenzar como proyectos paralelos a la actividad que se supone es tu principal fuente de ingresos, no te colocan en situaciones tan riesgosas y desde luego, no implican dejar todo para emprender. Porque eso no lo aconsejo nunca. Nunca.

El ingeniero F.P.Maginer llevó a cabo un estudio detallado en Hackernoon tomando como referencia 40 proyectos de este tipo a los que habían entrevistado a lo largo de meses en la web IndieHackers.com. Y algunas de sus conclusiones fueron, cuanto menos, inspiradoras:

  • Los ingresos medios de estos proyectos rondaban los 19mil dólares mensuales.
  • El tiempo medio de lanzamiento de los mismos fue de 10 semanas.
  • El 87,9% de los fundadores de esos proyectos tenía un empleo a jornada completa cuando comenzaron a trabajar en su emprendimiento paralelo.
  • El 43,6% de los proyectos generaban ingresos a través de un modelo de suscripción. Los modelos de suscripción son “la felicidad”, te aseguran una base de pagos recurrentes durante un periodo concreto de tiempo, esto es, calma para seguir explorando otras fuentes de ingresos durante esa franja temporal, pero sin la ansiedad de tener que estar día a día pendiente de  generar tu 100% de facturación.
  • El 65% de esos emprendimientos “indie” arrancaron con el lanzamiento de un pequeño producto como el que las participantes en Ellas BizLab (la tranquilizadora de startups de Ellas Al Cuadrado) terminan creando después de las 12 semanas que dura el proceso, siempre bajo el paradigma de la #SlowStartup.
  • El 66,7% eran soluciones que se vendían a través de una plataforma de pagos online como Stripe.

Y una de las conclusiones más importantes es que las personas fundadoras de esos proyectos tenían experiencia previa en la industria en la que se enmarcaba su solución. Seguro que tú tienes conocimientos en algún ámbito concreto. Eso significa que tienes capacidad para idear soluciones. Soluciones por las que determinadas personas estén dispuestas a pagar. Tal vez haya llegado el momento de dar el paso e intentarlo.

¿Estás pensando en dedicarle algo de tiempo a tu “proyecto paralelo o emprendimiento indie”? Si es así, te interesa saber más cosas sobre Ellas BizLab, la tranquilizadora de startups. En Ellas BizLab arrancamos desde lo pequeño con el objetivo de construir un producto o un servicio que en 12 semanas esté listo para venderse y que sea uno de los catalizadores de tu buena vida. Si quieres mantenerte informada de cuándo comenzará la próxima edición, déjanos tu email aquí para que podamos enviarte todos los detalles.