Por Equipo Editorial Ellas Al Cuadrado

  • Según la Encuesta de Empleo de Tiempo de 2009-2010 realizado por el INE, las mujeres siguen dedicando casi 2 horas más al día a las tareas del hogar que los hombres (Mujeres: 4:29 y hombres 2:32).
  • Este organizador familiar de tareas del hogar nace para ayudar a diseñar desde casa una sociedad corresponsable. Según sus creadoras, con él llega el “activismo en pantuflas”.

A veces, la desigualdad se identifica con la brecha salarial entre mujeres y hombres que en España va entre el 21% y el 23% por hora trabajada. Sin embargo, hay otras “brechas” que son difíciles de medir y muchas veces invisibles. Uno de esos lugares ignorados es la mente de una mujer, donde se acumula toda la carga de las tareas de la casa que quedan por hacer, la responsabilidad profesional y hasta la culpa. En honor a este lugar recóndito pero imprescindible para el desarrollo de la sociedad nació Lavanda.

Lavanda es una herramienta que ayuda a visibilizar la carga mental en los hogares donde haya una distribución desigual de las tareas, además de contribuir a reorganizarlas y, finalmente, crear hábitos familiares corresponsables. No se trata de ningún método, sino de una fórmula de organización muy muy simple, estética y fácil de usar por todos los miembros de la familia.

Las creadoras de esta solución son Ainara Martínez Badiola y Gabriela Bossio, ambas participantes de Ellas BizLab, la tranquilizadora de startups. Estas madres y profesionales han ideado esta solución combinando su experiencia laboral en la gestión de proyectos y el diseño de servicios, con su experiencia en casa, buscando las prácticas personales más sencillas. El resultado es un producto hecho enteramente por ellas, utilizando su filosofía de organización y sus propias manos.

Según nos cuenta Gabriela, “con el lanzamiento de Lavanda nos gustaría provocar una pequeña revolución en cada casa. En las nuestras esa revolución ya ha comenzado. No os engañamos, no es fácil, pero cuando empiezas a ver los primeros logros los disfrutas como si fuera tu postre favorito. ¡Hacemos un llamamiento para que los hogares se unan al activismo en pantuflas!”.

“En casa además de cocerse habas se cocinan personas y con Lavanda queremos aportar nuestro granito de arena para empezar a diseñar una sociedad corresponsable, porque el principio de cualquier cambio comienza en casa”, afirma Ainara.

¿Cómo funciona Lavanda?

Al organizarnos, una de las labores más engorrosas consiste en pensar en todo lo que tenemos que hacer. Es lo que quita más tiempo y nos pone más nerviosas. A continuación, hay que listarlo, organizarlo, repartirlo y priorizarlo, para luego hacerlo. Con Lavanda las tareas te llegan ya listadas a través del organizador slow. Primero para que tu pareja se dé cuenta de todo lo que llevas en la cabeza y por supuesto, para que entre los dos comencéis a reorganizarlo y repartirlo.

Semanalmente, las tareas pueden trasladarse a una pizarra física y allí es donde empieza la labor de equipo en casa, porque una vez visibles para todos, cada uno podrá asumir su parte. Además, ver a madres y padres colocando allí las actividades, es significativo.

>> Consigue ya tu organizador slow Lavanda desde aquí.

¿Y tú? ¿Te animas como Ainara y Gabriela a convertir en producto esa idea que lleva tiempo dando vueltas en tu cabeza? Te ayudamos a hacerlo desde Ellas BizLab, la tranquilizadora de startups. Participa en la próxima edición. Toda la info aquí.