Por Patricia Araque. Presidenta Ellas Al Cuadrado

La RAE define proyecto como “designio o pensamiento de ejecutar algo”. La palabra “proyecto” implica futuribles e intangibles y nos aleja del presente, que es lo que marca la diferencia entre conseguir tus objetivos o no hacerlo. Por eso “matar” ese pensamiento, esa idea y comenzar a hablar de “productos” tiene un impacto mucho más interesante en nuestra progreso. Es un término que nos saca de lo abstracto y nos orienta a la acción. Somos lo que hacemos, no nuestros proyectos. Muchos de esos proyectos, nunca serán nada, pero los productos que creemos siempre serán susceptibles de ser comprados, nos habrán arrastrado a ejecutar tareas y por tanto, a aprender en el 100% de las ocasiones.

La primera vez que una persona extraña te paga por algo que una vez fue una idea que atravesó tu mente y que tú has terminado convirtiendo en un producto es un momento que nunca se olvida. Lo que sí se nos olvida con frecuencia es que las oportunidades para crear estos productos (soluciones) son infinitas, tan infinitas como las necesidades que tienen muchas personas a las que podemos ayudar simplemente haciendo lo que sabemos hacer.

Si logras localizar y acceder a una audiencia que quiere y necesita de tus habilidades, conocimientos y experiencia, si esas personas están sufriendo porque les falta lo que tú puedes ofrecerles y además saben que tienen ese problema y quieren pagar para que alguien les ayude a solucionarlo, tienes una oportunidad para comenzar a convertir tu sabiduría acumulada en una fuente de sostenibilidad económica.

Algunos productos (que no proyectos) al alcance de cualquier emprendedora

Normalmente las emprendedoras que llegan a Ellas BizLab llegan con una idea de proyecto en mente. Las que en el transcurso de las 3 primeras semanas consiguen salir de la esfera de “los proyectos” y aterrizan en la de “los productos” son las que consiguen mejores resultados.

Hay algunos productos que implican abordar un proceso de aprendizaje de nuevas capacidades demasiado largo en el tiempo, pero muchos otros no. Incluso algunos están al alcance de tus habilidades y conocimientos actuales. Rentabiliza lo que sabes. Aquí te dejo algunas ideas:

  • Infoproductos y formación (cursos, ebooks, eventos, guías, webinars…)
  • Suscripciones (comunidades, curación de contenido premium…)
  • Recursos (plantillas, metodologías, imágenes, ilustraciones, textos…)
  • Productos publicitarios (afiliaciones, posts patrocinados, sponsorships…)

¿Te animas a dejar de lado tus proyectos y a empezar a construir productos? Participa en la próxima edición de Ellas BizLab. Toda la info aquí.