La “Slow startup” es una evolución natural del “Slow Movement” (Movimiento tranquilo) y busca aplicar los principios de esta comunidad global a un nuevo y evolucionado modelo de emprendimiento y empresa.

Ser una Slow Startup, una Startup Traquila no significa ir despacio. Optar por este modelo implica encontrar la velocidad adecuada para hacer algo, valorando la calidad, los beneficios a largo plazo y las conexiones significativas entre las personas y los lugares. El estrés extremo y el agotamiento o burnout abundan en el mundo emprendedor y protagonizan la cultura en torno a las startups. Necesitamos nuevas formas de pensar las empresas desde su nacimiento, nuevas formas de vivir el emprendimiento y nuevos modelos de trabajo si queremos un futuro con sentido y sobre todo, sostenible a nivel humano.

Si te identificas con el modelo que promueve la Slow Startup, te ayudamos a construir tu proyecto. Reserva ahora tu sesión de Consultoría (sin coste) desde aquí.

Compañías “Cebra”, arreglando lo que los “Unicornios” han destruido

Por Equipo Editorial Ellas Al Cuadrado En Ellas Al Cuadrado estamos absolutamente convencidas de que necesitamos otros modelos de construcción de empresas en el ámbito del las startups tecnológicas. Prueba de ello es Ellas BizLab, [...]

Aspectos positivos a destacar de la I Edición de Ellas BizLab

Por Equipo Editorial Ellas² (Ellas Al Cuadrado) […]

Ellas BizLab llega a Euskadi de la mano de EmakumeEkin

Por Equipo Editorial Ellas² (Ellas Al Cuadrado) Ellas BizLab, la "tranquilizadora" de startups cuyo objetivo es explorar y construir juntas nuevos modelos de empresa digital y que lanzamos hace unas semanas con el apoyo del Departamento de [...]

“Vamos despacio porque vamos lejos”, el testimonio de una emprendedora que practica la #SlowStartup

Por Natalia Pedrajas, Fundadora de APEC (Apoyo psicológico en casa) Casi cinco años han pasado desde esta imagen, años de recorrido emprendedor donde he aprendido junto con muchos compañeros de viaje qué significaba ser emprendedora [...]

Los “unicornios” nos aburren, preferimos las empresas “ave fénix”

Si estás un poco al tanto de lo que se cuece en el mundillo emprendedor digital, habrás escuchado hablar de las “empresas unicornio”. Son esas startups que en alguna etapa de su desarrollo y tras haber pasado por sucesivas rondas de financiación, alcanzan una valoración de más de un billón de dólares. Se trata de esas famosísimas organizaciones que protagonizan grandes titulares en la prensa económica y que muchos se empeñan en convertir en modelos a seguir.En Ellas Al Cuadrado ese tipo de empresa no nos inspira. De hecho, nos aburre.

Escalar prematuramente mató nuestro proyecto

Habíamos conseguido financiación, teníamos un producto, clientes e ingresos. A simple vista parecía que estábamos creciendo rápido y avanzábamos por el camino adecuado. Dos años después habíamos crecido muchísimo, pero finalmente este crecimiento acabó por matarnos.

Así transformó Limor Fried una pasión en un negocio de 40 millones de dólares a través del bootstrapping

Por Patricia Araque Limor Fried fue la primera mujer en ocupar una portada en la prestigiosa Wired. La descubrí entonces y tuve la oportunidad de conocerla un año y medio después en Nueva York. Me fascinó, [...]

Un caso de éxito dentro del movimiento “Slow Startup”: Stitch Fix

A diferencia de muchas startups sustentadas por dólares de capital de riesgo y grandes expectativas, Stitch Fix supo cuándo callar y ponerse a trabajar. Ejercitar el autocontrol fue clave para el viaje que hizo esta startup desde un apartamento de Cambridge hasta llegar a tener 100 empleados y más de 10.000 pedidos al mes.

¿Por qué ser una startup tranquila y constante es mejor que crecer rápido?

Cerca del 90% de las nuevas empresas fracasan o se acaban apagando, aunque ésta es una tasa de fracaso sólo un poco más alta que la de las startups con respaldo de capital riesgo. Un estudio reciente realizado por Shikhar Ghosh, profesor de Harvard Business School, reveló que el 75% de las startups financiadas no pueden devolver el capital invertido, casi el 95% de las empresas financiadas en la muestra del estudio no pasan la prueba.

El negocio lento: un caso en contra del crecimiento rápido

Un puñado de fundadores exitosos rechaza el culto a la velocidad en el mundo emprendedor. Aquí dejamos unas pinceladas sobre su filosofía a favor de un crecimiento más pausado.

La “slow startup”, la startup tranquila

Llevo tiempo compartiendo reflexiones con gente a la que respeto muchísimo dentro del emprendimiento y el mundo de la tecnología sobre la necesidad de otros modelos de startups menos frenéticos y más humanos. Y entonces, por pura serendipia, en medio de unos de esos momentos, me topé con el movimiento "Slow Startup". La "Slow startup" es una evolución natural del "Slow Movement" (Movimiento tranquilo) y busca aplicar los principios de esta comunidad global a un nuevo y evolucionado modelo de emprendimiento y empresa. (Por Patricia Araque)

Esta web usa cookies, aquí puedes leer más sobre nuestra política de privacidad